Historia

Un legado milenario

Donde nace la tradición

Fiesta de la Aceituna, fiesta de Interés turístico de Andalucía

Martos se enmarca en la comarca de la Sierra Sur, rodeada de un bello y característico paisaje en el que el olivar se erige como el auténtico protagonista: Se extiende por la llanura y las suaves lomas hasta confundirse con el horizonte.

 

La vida de sus habitantes está íntimamente ligada al olivo, tan importante no solo para su economía, sino para su propia identidad cultural.

 

La presencia del olivar en el término municipal marteño se remonta las primeras comunidades agrícolas del territorio. Ya en la época romana el aceite, junto a la vid y el cereal, constituía la base económica de la zona. A partir del siglo XIX se intensifica su cultivo, desarrollándose de forma extraordinaria la industria aceitera. Esta riqueza supuso la llegada del ferrocarril a Martos, principal vía para la exportación del aceite de oliva. De hecho, dio nombre a esa conexión, el tren del aceite  

 

La ciudad tiene numerosas cooperativas que producen aceite, almazaras, extractoras de orujo, envasadoras, laboratorios… que han incorporado los últimos avances tecnológicos que han hecho que la industria aceitera avance y sea cada vez más competitiva.

 

Esta importancia económica y cultural hizo que en el año 1981 se celebrara la primera Fiesta de la Aceituna como homenaje a todas las personas que, generación tras generación, han cultivo este milenario árbol. Desde entonces, cada 8 de diciembre se conmemora la recolección de la aceituna con todo tipo de actividades culturales, turísticas, deportivas… para resaltar la importancia del olivar y de su fruto en nuestra cultura ancestral.

Al tiempo que se degusta el hoyo, se asiste al acto simbólico de extracción

Merecido homenaje

Desde el año 1981 hasta la fecha, se han sucedido ininterrumpidamente cada año las celebraciones de esta fiesta marteña por antonomasia, la Fiesta de la Aceituna, que se celebra anualmente en la fecha del 8 de diciembre, aunque las actividades conmemorativas suelen celebrarse a lo largo del mes.

 

 

La Fiesta de la Aceituna, desde su instauración hace ya más de treinta años, es un buen momento para dar a conocer y promocionar la rica y antigua cultura del olivar. En Martos, la Cuna del Olivar, se plantea como celebración temática y extraordinaria susceptible de ser considerada en sí misma como evento turístico de relevante interés

 

– La Fiesta de la Aceituna de Martos se compone habitualmente de actividades como las que a continuación se relacionan:


– Actividades culturales (publicación de una edición de la revista ALDABA, especial Fiesta de la Aceituna; conciertos, exposiciones, teatro…)


– Programa de visitas guiadas y puesta en valor de los recursos oleoturísticos del municipio


– Jornadas científico formativas e informativas acerca de los aceites de oliva vírgenes de Martos y talleres de caracterización y degustación de los mismos.


– Pregón de la Fiesta de la Aceituna


– Degustación del hoyo (comida típica aceitunera), extracción simbólica del primer aceite con prensa de husillo y capachos, ofrenda floral al monumento a los aceituneros…


– Muestra Gastronómica


– Jornada Expositiva de los Aceites de Oliva vírgenes del municipio.


En sus orígenes, la celebración de esta fiesta ponía en evidencia la fecha de inicio de la recolección de la aceituna; era un preámbulo festivo al inicio de la tarea de la recolección. Hoy en día, cuidando la necesaria calidad del fruto y del aceite, la fecha de la recolección se ha adelantado considerablemente en el tiempo pero Martos sigue celebrando su Fiesta de la Aceituna cada 8 de diciembre, haciendo valer su potencial productivo, la calidad de los aceites de oliva vírgenes extra que definen a la localidad y toda una cultura del olivar que subyace en la identidad de este pueblo jiennense.